A modo de introducción.

Trabajar con la familia implica un desafío importante para cualquier líder.

A la racionalidad que requieren las decisiones empresarias se suma la necesidad de considerar los aspectos afectivos que generalmente chocan con los anteriores.

La experiencia nos enseña que improvisar y dejar todo librado a la buena voluntad de las partes confiando en que “el afecto todo lo resuelve” generalmente tiene un final desagradable.

Si realmente nos interesa preservar la salud de la empresa y cuidar las relaciones con los miembros de la familia deberemos tomar ciertos recaudos que aprendidos en forma temprana e incorporados a los hábitos de trabajo nos ayudarán a minimizar las situaciones de conflicto.

Objetivo de las actividades

Las actividades se orientan fundamentalmente a explicar algunas de las situaciones problemáticas más frecuentes para que se puedan tomar a tiempo las acciones preventivas que eviten las discusiones o malos entendidos, preserven el afecto entre familiares y el buen funcionamiento de la empresa por encima de todas las cosas.

El fortalecimiento de la comunicación entre los miembros de la familia es uno de los aspectos fundamentales que se trata en los talleres, para que todos los involucrados en la empresa familiar en forma directa o indirecta puedan plantear sus expectativas respecto a la misma, su inserción futura, las dificultades que ven hoy y que quisieran aclarar o resolver, todo eso puesto en conocimiento de todos los participantes.

Cuando los conflictos están ya manifiestos se ayuda a buscar puntos de entendimiento para negociar soluciones que minimicen las pérdidas económicas y el arrastre de dificultades a las generaciones que nos siguen.

Algunos temas frecuentes que se tratan:

– Definición de roles y responsabilidades en la empresa.
– Organización de tareas, organigrama.
– Definición de honorarios y retiros empresarios.
– Formalización de la comunicación entre la empresa y la familia.
– Organización y coordinación de reuniones familiares de trabajo.
– Involucramiento y compromiso de los “socios urbanos”.
– Consolidación de aspectos afectivos.
– Negociación y resolución de conflictos.
– Ordenamiento del traspaso generacional.
– Protocolos de Familia.
Y otros


¡Contáctame! Completa tus datos y me comunicaré a la brevedad.