Más del 95 % de las empresas rurales tienen estructura familiar, esto quiere decir que el componente afectivo incide mucho en la toma de decisiones y se choca a menudo con los criterios de racionalidad que el manejo de una empresa exige.

Darle continuidad a la empresa familiar a través de las generaciones es un desafío muy importante que exige muy buena comunicación, generosidad para ceder espacios por parte de los padres y compromiso para profesionalizarse y ganarse el derecho a ocupar espacios por parte de los hijos.

Organizar el proceso de Traspaso Generacional es una de las maneras de garantizar la continuidad del proyecto familiar, y es mejor hacerlo con tiempo y teniendo conciencia de que en algún momento de la vida todos deberemos ceder la conducción de la empresa, y qué mejor, cuando llegue ese momento, que saber que hemos preparado adecuadamente a nuestros sucesores para que sigan al mando de la misma.

NOTAS RELACIONADAS

Las oportunidades que nos brinda la empresa familiar

empresa familiar_3

Todo el que desarrolla un emprendimiento inicialmente como algo personal, sueña a medida que el tiempo pasa, que alguno de sus sucesores siga adelante con esa empresa. Que el fruto de tantos esfuerzos y sacrificios no muera con uno sino que subsista y crezca en manos de sus hijos, pasando del proyecto personal a la empresa familiar. Seguir leyendo.

Educando a nuestros hijos – 1ra.  parte

hijos_2

Cualquier padre que se precie, siente que le “flamean los pantalones” cuando su hijo, particularmente al final de la secundaria, le dice que no piensa seguir estudiando sino que se va a dedicar a trabajar. Este planteo es bastante común, sobre todo en las comunidades rurales y en la empresa agropecuaria familiar en particular, ya que los hijos saben que van a tener una oportunidad de empezar a ganarse un lugar a partir de su condición de hijos y muchas veces dan por sentado el éxito en su futura gestión empresaria. Seguir leyendo

Educando a nuestros hijos – 2da. parte

educando a hijosEn la nota anterior desarrollamos algunas ideas acerca de los riesgos de que nuestros hijos no quisieran seguir estudiando y decidieran irse al campo para dedicarse a la parte aparentemente más divertida o fácil del trabajo rural, la parte operativa, y dejaran de lado los aspectos de formación en temas gerenciales. Seguir leyendo